BLOG

En Santiago + 10 extreme Gym es pionero en el modelo de gimnasio boutique en electroestimulación muscular en La Dehesa de la mano de Visionbody Chile.

viernes 3 de marzo de 2017

Electroestimulación muscular y ejercicio físico: Te contamos como se complementan

A pesar de que la electroestimulación muscular se utilizan en el campo del ejercicio desde hace algo más de 30 años, siguen siendo un gran desconocido para los practicantes de fitness, pues rara vez vemos algún deportista entrenando con uno de ellos y no digamos en una sala de fitness, donde parecería ciencia ficción.

En este artículo intentaremos dar luz sobre esas incógnitas que tan apartado tienen a esta útil herramienta del practicante de a pié.

¿Qué es la electroestimulación muscular y cómo funciona?

La electroestimulación muscular o EMS es una innovación tecnológica que está diseñado para reclutar fibras musculares mediante impulsos eléctricos de un modo involuntario, es decir, hacer una contracción muscular sin que el cerebro envíe la orden. En una acción voluntaria, el sistema nervioso central envía un impulso eléctrico a la placa motora del músculo para que este se contraiga. Con el electro estimulador se envía un estímulo directamente a la placa motora que provoca, del mismo modo, una contracción muscular sin recibir la orden previa del sistema nervioso central.

El funcionamiento de la electroestimulación muscular es muy sencillo, ya que, la mayoría, funcionan con unos programas determinados, enfocados a los diferentes objetivos físicos. La frecuencia de los estímulos eléctricos emitidos por la electroestimulación muscular se miden en Hz (ciclos por segundo), en función de la frecuencia que apliquemos lograremos uno u otro resultado:

De 1 a 3 Hz ayuda a eliminar las contracturas musculares y a relajar la musculatura.

De 4 a 7 Hz produce un aumento de secreción de endorfinas consiguiendo una disminución del dolor. Suele aparecer como “programa endorfínico“.

De 8 a 10 Hz se produce un aumento del flujo sanguíneo en la zona donde hemos aplicado los electrodos. Encontraremos este efecto en el programa de “capilarización“.

De 10 a 33 Hz se reclutan principalmente fibras ST (fibras lentas tipo I) y aumenta su resistencia. Si queremos conseguir ese resultado optaremos por el programa “resistencia aeróbica“.

De 33 a 50 Hz se reclutan fibras intermedias consiguiendo un mayor aumento de la resistencia a la fatiga, muy adecuado para deportes de resistencia. Podemos conseguir estos efectos marcando el programa de “fuerza – resistencia“.

¿Qué aplicaciones tiene?

Cada aparato, en función de la marca y su antigüedad, tendrá diferentes programas enfocados a diferentes objetivos. Sería bueno que si adquirimos uno estuviera enfocado en aquello que sepamos que vamos a trabajar más, ya que muchos modelos suelen salir enfocados con una variedad de programas más amplia a un perfil de usuarios (fitness, rehabilitación, masajes, running, etc).

De todos modos podemos decir que los programas básicos que suelen haber son los siguientes:

Tonificación: Aumento de la tonicidad y definición muscular.

Hipertrofia: Aumento del volumen muscular y del tamaño de fibras.

Aeróbico: Aumenta la resistencia y el consumo de oxígeno de las fibras musculares.

Anaeróbico: Mejora la resistencia muscular a sufrir esfuerzos intensos y prolongados.

Fuerza explosiva o sprint: Aumenta la fuerza y velocidad de contracción muscular.

Masaje: En función del modelo que tengamos tendrá varios tipos de masaje. En líneas generales, enfocado a disminuir la tensión muscular.

Capilarización: Aumenta el flujo sanguíneo de la zona, ayuda a la recuperación muscular.

En Santiago + 10 extreme Gym es pionero en el modelo de gimnasio boutique en electroestimulación muscular en La Dehesa de la mano de Visionbody Chile.

Fuente: Personal Training